Casa de Niños (3 a 6 años)

Espacio de crecimiento y desarrollo infantil para niños de 3 a 6 años, acompañados por una guía Montessori y una asistente de guía, en horario de 9.00h a 14.00h, de lunes a viernes.

– Actividad en el salón Montessori

Trabajo autónomo y libre con materiales de desarrollo de vida práctica, sensorial, matemáticas, lectoescritura y área cultural. Dinámicas y juegos del silencio, de equilibrio y trabajo en el respeto mutuo y el ambiente cooperativo. Desarrollo de la autonomía, habilidades sociales y comunicativas, sentido de la responsabilidad, autorregulación emocional y pensamiento matemático.

– Actividad de Expresión Creativa

Espacio de creación y expresión libre a través de la pintura, el movimiento, las configuraciones espaciales con cajas, la música y la arcilla. Actividades basadas en las condiciones de la Educación Creadora de Arno Stern. No se interpreta, juzga, evalúa, expone o valora el trabajo de los niños, y sí se les asiste con el mayor respeto a su actividad. Esto les permite desarrollar al máximo la creatividad y la libertad expresiva.

– Bilingüismo

Al menos la mitad de la información recibida por un adulto será en inglés, pues la guía de este grupo es norteamericana y habla siempre en inglés con los niños.

Fue con el ambiente de Casa de Niños con el que María Montessori inició su carrera como pedagoga. La preparación meticulosa y exquisita de este ambiente de actividad está basada en la observación rigurosa y requiere de la humildad del adulto, la capacidad de ponerse en un segundo plano y el conocimiento preciso de las características de esta etapa. La mezcla de edades obedece a una cuestión básica: las interrelaciones son más ricas, y más naturales. Los pequeños imitan a los grandes, los grandes aprenden a desarrollar el liderazgo sabiéndose seguidos e imitados por los más pequeños. Este modelo permite que cada niño encuentre su propio ritmo sin sentirse comparado por los demás, porque cada uno elige la actividad según sus necesidades y su preparación. Los niños no perciben una secuenciación en grados de dificultad, sólo ven actividades para realizar, que ellos mismos seleccionarán en cada momento, lo cual contribuye al clima cooperativo, ya que se eliminan al máximo los elementos de competitividad.