Filosofía

Este modelo pedagógico se basa en el profundo respeto hacia el niño, sus ritmos, necesidades e intereses, según el plano de desarrollo en el que se encuentra. Se trabaja siempre hacia la independencia de los niños, de modo que vayan logrando mayores niveles de autonomía según su etapa de desarrollo.

Maria Montessori decía que todos los seres y elementos del Universo cumplen una función y que están interrelacionados. Todos tenemos nuestra misión, el potencial para cumplirla, y nuestro lugar en el mundo. Si se impide o entorpece el desarrollo del niño, se limita el cumplimiento de su función en este mundo como adulto y se le separa de la propia naturaleza humana. Montessori consideraba que permitir el desarrollo de todas las potencialidades desde la infancia es el punto de partida para lograr una paz global, ya que las relaciones entre personas satisfechas, autónomas, empáticas, seguras de sí mismas y acostumbradas a cooperar, raramente estallan en situaciones violentas.

Cómo nos sentimos con nosotros mismos implica cómo nos relacionamos con los demás, y una infancia castrada en sus necesidades de desarrollo, dificulta un estado de satisfacción vital consistente. Dependiendo de cómo hayan sido educados los niños en una cultura, así resultan las decisiones políticas y las relaciones con otras culturas y países. Esta idea tiene un gran impacto sociocultural y político, ya que sugiere que dignificando la infancia a gran escala, podemos limpiar y resetear la cultura. Observando a los niños, observamos la naturaleza humana en estado puro. De igual modo, para evitar el traspaso de variables culturales que podrían ser contraproducentes, debemos también observarnos a nosotros mismos, los adultos, estar presentes y conscientes. El principal reto al que se enfrenta el guía Montessori, y el más importante, es romper con su legado cultural y trabajar desde el amor y con espíritu científico. Por todo ello, la pedagogía Montessori construye una sociedad por cohesión, cooperativa en lugar de competitiva, desde la educación para la paz.