Select Page
Cuando estoy con niños soy nadie (…), pues ésa es la única manera de ver cosas que me perdería si fuera alguien”.

¿Alguna vez te has permitido estar con tus niños siendo nadie, sin interferencias de lo que crees, esperas de ellos o te gustaría que hicieran en cada momento?

Esta frase está en el libro Educación y Paz, de María Montessori. Concretamente, en la primera disertación de los discursos pronunciados en la Escuela Internacional de Filosofía de Amersfoort, el 28 de diciembre de 1937.

De aquí me llega cuál es la predisposición básica imprescindible de María Montessori para observar el desarrollo de los niños.

Veamos tres aspectos importantes de esta manera de seguir al niño.

1. Ciencia y amor.

Esta mujer solía decir que para trabajar con niños hay que adoptar una actitud científica y amorosa.

Científica, para observar con la mayor rigurosidad los pequeños detalles (descubrimientos, experiencias) con los que poder descubrir el nacimiento de la personalidad.

Observar a los niños con la mínima intervención y anotar estos fenómenos del desarrollo son procesos clave para entender qué somos y qué podríamos haber sido los adultos.

En esto consiste esa actitud científica de la que hablaba.

La actitud amorosa, aunque pueda parecer contradictoria con la frialdad de la observación científica, resulta impepinable para poder observar a los niños en su ambiente natural.

Si un etólogo quiere observar un grupo de primates, tiene que pasar desapercibido, tiene que ser nadie.

Pero debe hacer eso en el lugar donde viven esas criaturas.

Si coges una familia de primates y los metes en un camión, también puedes observar su comportamiento científicamente, pero realmente, estás haciendo un experimento.

No puedes sacar conclusiones sobre cómo son socialmente, cómo se desarrollan, o cómo se alimentan e interactúan con el entorno.

Vete a saber cuál es el contexto natural para observar el desarrollo humano.

Lo que María Montessori tenía claro es que el vínculo amoroso con un adulto que les da seguridad, atención y afecto, forma parte de ese contexto natural.

Por eso, lo considera una condición imprescindible para realizar una observación fiable de la naturaleza infantil.

El caso es que, en ese capítulo de Educación y Paz, María Montessori dice que cuando está con niños no es ni siquiera científica e insiste en que “soy nadie”.

2. La humildad, un valor fundamental.

Ser nadie es alcanzar la humildad absoluta, es despojarse de juicios, interpretaciones, comparaciones e interferencias culturales y del pasado personal …y es la condición previa para realizar cualquier acción científica.

Si eres nadie, nada ocurre contra ti. Tu ego queda al margen: puedes trabajar sin sentir el desafío directo de ningún niño y sin que te afecte el caos.

Eres un observador invisible, imparcial. Te pones en situación de que se revelen ante ti secretos y respuestas inesperadas.

En la paz interior de “ser nadie” surgen verdaderas creaciones y las ideas más originales, relacionas conceptos que de otro modo no se te pasarían por la cabeza, descubres cosas nuevas porque no temes lo que te vas a encontrar, porque no hay ideología política ni creencia religiosa que se meta por medio, simplemente se van revelando aspectos de la naturaleza (en este caso de los niños).

Esto hacía María Montessori, como otros grandes creadores de la historia de la humanidad.

3. Los niños son naturaleza

Cuando estuve trabajando en las Islas Galápagos, en el 2003, aprendí que la naturaleza no se toca.

Ves iguanas marinas y lobos marinos campando a sus anchas, pelícanos, garzas, fragatas…, te acercas a ellos y no huyen de ti ni se defienden porque en Galápagos no hay depredadores.

Yo veía cómo mis compañeros caminaban por las piedras en silencio para no pisar las plantas porque toda forma de vida es sagrada, y cualquier mínima intervención modifica ecosistemas milenarios que permanecen en equilibrios muy frágiles.

Es mejor que los únicos sonidos sean el continuo movimiento del aire y del mar, y las voces esporádicas de insectos, aves y lobos marinos.

Tal vez, así sonaba la Tierra hace varios millones de años. Oír en directo el pasado remoto es un lujo. Observarlo es un lujo. Interferir con mi voz, o modificar lo más mínimo aquel escenario, sería perdérmelo todo y una catetada imperdonable.

Así me sentí yo en Galápagos: me sentí nadie, y esa es la clave del enamoramiento que siento hacia ese archipiélago.

Me encantó mimetizarme en el orden natural, que es un desorden visual de una belleza extraordinaria.

Yo en Galápagos, 2003
Niños en Granada International Montessori School
Me venían imágenes de las hileras de olivos, los huertos y todas esas formas de vida organizadas por el ser humano como soldaditos, y me inundaba una tristeza enorme porque la naturaleza se organiza de otra forma.

Y cuando recuerdo mi clase en el colegio, donde estábamos sentados siguiendo el mismo patrón con que se plantan las lechugas que después nos comemos, pienso que tal vez los niños tengan la misma consideración que una hilera de puerros.

Disposición de hortalizas
Disposición de niños
Ser nadie es lo que me hace recibir con claridad los sonidos, los movimientos, las intenciones…

El ambiente Montessori reproduce un contexto de desorden aparente, pero reina un equilibrio, una especie de reorganización continua a través de la actividad de los niños.

Cuando se alcanza la armonía adecuada en la sala (“normalización”), el maestro puede salir y comprobar que es casi totalmente prescindible.

María Montessori creó las condiciones de un ecosistema educativo.

¿Es posible crear algo similar dentro de las casas? ¿Cómo debe ser ese ambiente? Y lo más interesante ¿Estás preparado/a para ser nadie en tu casa de vez en cuando?

La mayoría de los adultos actuales estuvimos muchas horas de nuestra vida sentados en pupitres, en fila, ordenaditos y obedeciendo. Como lechugas. ¡Cuánto potencial castrado, cuántas neurosis y cuánto victimismo pudo haberse evitado!

Para aprender a “ser nadie” hay que desaprender ser protagonista. Este verano, la última semana de julio vamos a hacer un curso presencial intensivo de educación Montessori en Alcalá de Henares (Madrid), donde trabajaremos este desaprendizaje, entre otras cosas.

Ser nadie te permite enamorarte, ser nadie te ayuda a entender a tus hijos/as y alumnos/as, y te quita mucha tensión interna y culpa.

CURSO DE ASISTENTE MONTESSORI

Lo realizaremos en las instalaciones de Montessori Village Alcalá. Se realizará durante 6 días entre el 25 y el 30 de julio, y tendrás un certificado de Asistente Montessori, expedido por Espacios Montessori.

Es la 12 edición de esta formación, aunque en todas las anteriores se realizó en Granada, y te aseguro que te va a dejar una huella profunda.

Su precio es 500€.

Si te interesa realizar esta formación, envíame un email y te reenviaré la información y el formulario de inscripción.

Un gran abrazo,
Rafa.