¿Tus hijos no están motivados? ¿Tus alumnos no te siguen en clase?

Aquí te propongo una solución: un método que he elaborado en los dos últimos años, fue probado con éxito en Boston (EEUU) entre los meses de abril y julio, y ahora está siendo implementado en el colegio Granada International Montessori School (antes Galápagos…).

Se trata de trabajar a través de retos. Pero la clave no está en el reto en sí, sino en la metodología.


Cómo aprenden los niños

Los niños aprenden de manera natural jugando. Tras observar la estructura del juego espontáneo, he recogido los ingredientes de los que se nutre dicha estructura (tiempos, actividad física, formas de aprendizaje, emociones implícitas, etc.) y a partir de ahí, he creado una metodología con la que se pueden introducir conceptos y trabajar sobre ellos de tal manera que los niños lo vivan casi como si fuera un juego. Resulta mucho más orgánico e integrador.

Por las experiencias realizadas hasta la fecha, la gran mayoría de los niños participan en la actividad. Hasta los que tienden a desafiar cualquier propuesta que venga de un adulto, sin que se den ni cuenta y sin pedírselo, acaban participando.

Si tienes hijos o un grupo de alumnos con edades comprendidas entre los 6 y los 12 años, te invito a que lo pruebes.

¿Cómo se hace?

1. Apúntate al curso de formación

Realiza un breve curso para entender bien la metodología y poder aplicarla con alta garantía de éxito.

2. Suscríbete al programa de educar por retos

Te enviaremos un pack de retos de diferentes áreas para que vayas probando. Son documentos con la clase hecha, la descripción de los conceptos, la propuesta de la actividad, los materiales necesarios, y una ficha técnica con los contenidos curriculares oficiales, las competencias y los objetivos que cubre el reto. Se ofrecen gratuitamente 4 retos.

3. Consultoría y seguimiento

Puedes solicitar este servicio para recibir la ayuda que necesites. Se ofrecen gratuitamente las dos primeras sesiones durante las dos primeras semanas.

Escríbenos. El cambio está a un paso