El Ser Humano es un ser social. Esto significa que, en un contexto de seguridad y confianza, de manera innata los niños van a experimentar la necesidad de interacción con iguales, de compartir, fusionarse, jugar, establecer normas, etc.

Pero al mismo tiempo, el Ser Humano siente la necesidad de adaptación al entorno, de comprender su mundo y de crear herramientas de comunicación y de tecnología para su supervivencia. Este desarrollo del conocimiento, la comunicación y la tecnología es aquello que María Montessori llamó “supernaturaleza”. El Sistema de Educación por Retos debe cubrir ambas necesidades humanas: la interrelación social y la contribución para la creación de nuestra “supernaturaleza”.

La Educación por Retos es un sistema ideado por Rafael Román para inspirar en los niños y niñas las ganas de crear y aprender a través de la acción. El objetivo es la restauración anímica e identitaria de muchos menores que han tenido experiencias de anulación de la voluntad y del impulso vital para explorar el mundo y disfrutar de la vida.

Aprender es algo que ocurre continuamente. Es un mecanismo muy afinado de los seres humanos que les permite una alta flexibilidad adaptativa. El aprendizaje lleva implícita la acción. El conocimiento se adquiere y se crea. Si lo adquieres y no haces nada con él, después lo olvidas. Adquisición y creación. Las formas de adquirirlo pueden ser pasivas (escuchando una charla) o activas: jugando, investigando, resolviendo, descubriendo, analizando y creando. La propuesta de aprendizaje a través de retos tiene ambas cosas, pero está especialmente enfocada en la acción autónoma de los niños.

La recepción de información y conceptos por parte de los niños es mínima, básica, justa y necesaria. Y también es interesante para ellos, impactante, sorprendente, contextualizada, comprensible e inspiradora. Todo lo demás, en un reto, es pura acción.

Existen formas específicas con las que el cerebro está en mayor disposición de adquirir nuevos conocimientos desde la acción: la exploración, la indagación para resolver problemas y la creación creativa. Los mecanismos planteados en el Sistema de Educación por Retos producen un efecto altamente placentero cuando culminan en un resultado: un descubrimiento, una solución, una innovación.

Es a través de la vivencia del juego y las emociones intensas, la manera que disponemos de que los niños interioricen nuevos conceptos y creen relaciones entre lo que ya saben y lo novedoso.