Todo empezó con la inquietud de unos padres que buscaban ofrecer otro modelo educativo para su hija. Hoy hemos crecido para formar un equipo humano sólido y comprometido con ofrecer una educación de calidad.


Desde el año 2015, vamos creciendo con el objetivo de proporcionar una educación de calidad que alimente el espíritu y el amor innato por aprender de los niños y niñas.


Alentamos a los niños y niñas a cultivar la curiosidad y adquirir habilidades encaminadas al éxito académico.

Ayudamos a los adultos para que puedan elevar a los niños. Nuestra prioridad es su felicidad.


Trabajamos para apoyar a los niños y niñas como ciudadanos de la comunidad y del mundo, y desarrollamos programas que siguen su desarrollo natural y sus necesidades. Creemos que todas las personas tienen el potencial de lograr el éxito si se les acompaña y guía adecuadamente con un programa educativo que abarque sus necesidades intelectuales, físicas, emocionales y espirituales. Los niños y niñas son el corazón de este proyecto.